Follow Me

Close
Hoy desperté, me di media vuelta sobre la cama y procuré ignorarme unos minutos más. La alarma volvió a sonar. Extendí el brazo, la busqué resignada, patee las sábanas y me senté en la orilla. Miento: esa fue la primer palabra que pronuncié en silencio. Tengo que irme de aquí: fueron las siguientes.
Porque el terreno sólido se ha derretido en tedio y yo me quedo dormida entre parques y lecciones. Las alturas se han cubierto de insomnio, de palabras y de asaltos intempestivos dentro del pecho. Tengo los sentidos alerta para no caer, mas sabré aún acomodarme entre tus piernas.