Cada vez que por la calle vislumbro a una mujer embarazada…

… me acomete todo el deseo de llorar que llevo guardándote Raúl, todo el llanto que pudiste acoger entre tus manos; deja ya contener.