edasofia-klimt-lo-que-nunca-les-dije

Sobre el miedo de ser arrojado al mundo

~Lo que nunca les dije~
No encuentro los motivos para dejar el interior de mi madre; ahora tampoco, por eso cuando la siento desde lejos, me duele un lugar que ignoro, una cobertura de mi piel que recuerda el contacto con sus fluidos: Batin. Mi ombligo: su centro.