Palabras

La vejez

Constantemente pienso en mi muerte, pero sobretodo en la de todos los demás. Cuando cruza la calle un niño, antes de que llegue a la otra acera, ya lo he visto crecer. La vejez es un estado deplorable. El momento en el que hemos alcanzado más y nos encontramos, por lo mismo, más desgastados. Sabemos …

La vejez Read More »

¿A quién me pertenezco?

Mía digo yo de tu piel deseando que me la regales pero segura de que después ya no sabré que hacer con ella. Mío, decía del perro que ahora vive con otra. Mía, esta casa que no tengo; míos, los libros que he robado; mía, la ropa que no me gusta; mis lentes, mis lápices, mis papeles, mi taller, mis manos, esta maldita soledad. Nada. He perdido los papeles y el taller quedo desierto. Y si es mío este cuerpo por qué se siente tan lejano.

Angustia Por Insuficiencia

Me atrevo a hacer esta confesión no porque tenga que hacerlo, lo cual probablemente también sea cierto, sino porque confío en que hay más gente que se siente o se ha sentido como yo, y si eso es cierto, también hay más gente a la que le hará bien saber que no está sola, que a veces nuestra cabeza (o el mono loco que vive en ella) es incontrolable y nos juega trucos que nos afectan en el cuerpo. Y principalmente porque creo, de todo corazón, que se puede superar, que hablarlo ayuda y que tienen que formas de entrar en calma.

Mentiras

Hoy desperté, me di media vuelta sobre la cama y procuré ignorarme unos minutos más. La alarma volvió a sonar. Extendí el brazo, la busqué resignada, patee las sábanas y me senté en la orilla. Miento: esa fue la primer palabra que pronuncié en silencio. Tengo que irme de aquí: fueron las siguientes.

funambulista-edasofia

FUNAMBULISTA

Porque el terreno sólido se ha derretido en tedio y yo me quedo dormida entre parques y lecciones. Las alturas se han cubierto de insomnio, de palabras y de asaltos intempestivos dentro del pecho. Tengo los sentidos alerta para no caer, mas sabré aún acomodarme entre tus piernas.