Palabras

inicio

Todo comienza con un sí

Ahí está, de pie atrás del cristal de la regadera, mirando su cuerpo, distrayendo su mirada de ella, quien recargada en el marco de la puerta lo mira hacer. Ahí está, mirando al piso pero queriendo verla, mirando al frente

Soñé con lo salvaje

Soñé con lo salvaje. Con aquello que punga por salir a manifestarse. Con lo que deseo; aquello que quizá no reconozco, pero ya viene. Con la que soy y esto que me habita. Llegaba a mí, no recuerdo cómo, un

Belleza, o algo así…

Puedo decir, por ejemplo: montañas, quetzales, pechos redondos y tierra mojada. Escribir: turquesa, amarillo, café cobalto y vino tinto. Y sin embargo, está ausente. No la siento, pero puedo habitar el sol que se cuela por las rendijas que son

La Aventura

La vida es densa como las risas de niños fuera de tiempo. Una venturosa máxima en la cual se decide la propia cercanía con el abismo. La inserción del cuerpo en el agua.

Inadecuación

Es por cómo me siento, y a merced de esto que podré definir una palabra por demás ignorada. Tengo insomnio, un tanto de borrachera y grandes dejos de ansiedades por internet. Intuyo que hace algún tiempo a todo esto se

AGUA

Digo agua y tengo sed. Infinita sed. Digo agua y chorreo. Suena agua en mis entrañas cuando paso el día sin comer, sin comida, sin ti. Agua en mi instinto primigenio de mujer grieta. Dime ¿cómo escribir acerca del agua

El erotismo como una afirmación de vida.

El erotismo es una afirmación de la vida: un decir sí. Si comenzamos por esta premisa; si afirmamos que el erotismo se alimenta de la realización del puro placer de existir, entonces, inmediatamente nos reconocemos y aceptamos como seres en busca de erotismo; o

Pájaro | Mis bestias

Decir pájaro y alzar la vista para cerciorarme de que la puerta de la habitación esté abierta y pueda salir. Repetir su nombre sólo para escuchar el batir de las alas contra las paredes del cuarto y envidiar su vuelo.

Soy mujer

Texto escrito en agosto del 2014 Escribo, como todo lo que hago, desde una profunda pasión y desde mi circunstancia actual y de genero, lo cual es una realidad en sí misma. Soy mujer y puedo hablar de lo siento

El mar tampoco tiene todas las respuestas

Es la tercera mañana que despierto aquí. Me levanta el ruido de los golpes que hace la escoba contra las paredes de madera de mi cabaña. Es la tercera mañana en este sitio al que he venido ya, me parece,

Ir arriba